El “posado” de Bolt

Como es lógico, los Juegos Olímpicos que han tenido lugar estos días en la ciudad brasileña de Río de Janeiro han copado prácticamente todos los titulares deportivos en la prensa durante su celebración (siempre que no coincidiese con algún partido de fútbol), y el despliegue de medios de comunicación que se han desplazado al país sudamericano ha sido impresionante.

De entre todas las imágenes que nos han dejado las Olimpiadas, una de las que más se han popularizado es el ya famoso barrido que nos muestra a un Usaint Bolt sonriente en plena carrera mientras mira hacia atrás.

spencer_bolt_650

Foto: Cameron Spencer (Getty Images)

La fotografía se realizó durante la semifinal de los 100 metros lisos que, como no podía ser de otra forma, ganó el corredor jamaicano, que posteriormente se haría la medalla de oro tanto en esta prueba, como en los 200 metros lisos y en el relevo de 4×100, convirtiéndose en el rey absoluto e histórico de la velocidad.

La imagen, lograda por el fotógrafo Cameron Spencer, de Getty Images, se ha convertido en viral en pocas horas debido a lo curioso de la imagen, ya que no es normal que en una carrera de tan poca duración (9,81 segundos el tiempo que hizo Bolt) un corredor tenga tiempo y tanta ventaja como para poder hacer gestos o pararse a mirar hacia atrás y sonreír. Es una evidencia de la superioridad con la que gobierna en las pruebas de velocidad Usaint Bolt y ha provocado que la instantánea sea compartida por miles de personas junto con comentarios humorísticos, pero algo en lo que no todo el mundo se ha fijado es en lo complicado que es conseguir una fotografía similar.

Se trata de un barrido de enorme dificultad, al ser una carrera muy rápida, y el intentarlo demuestra el valor del fotógrafo, ya que la posibilidad de que hubiese salido mal era alta y arriesgo al decidir hacerlo jugándoselo todo a una toma con su cámara Canon EOS-1D X Mark II con zoom 70-200 mm f2.8.

Según explicó Spencer en la revista Time, en realidad la decisión supuso un riesgo, pero no tan alto ya que contaba con otros compañeros de la misma agencia que también estaban cubriendo el evento y habrían podido abastecer al medio de fotografías. Por otro lado, el mismo Spencer contaba con otras tres cámaras remotas instaladas en el estadio además de la que portaba en mano.

kai_usain_600

Foto: Kai Pfaffenbach (Reuters)

Y es que no es de extrañar ya que el despliegue de medios resulta impresionante, con hasta 12 fotógrafos y 32 cámaras disparando fotografías sin descanso los aproximadamente 10 segundos que dura la prueba. Esto hace que en muchos casos se tomen fotos muy similares, y es algo que en este caso ha sucedido, ya que el fotógrafo de Reuters Kai Pfaffenbach logró una instantánea casi idéntica a la de Spencer, aunque con un plano un poco más cerrado que agranda la imagen del protagonista, y una luz más clara.

La técnica del Time-Lapse

Un recurso audiovisual muy original tanto para profesionales como para aficionados de la fotografía, que ha revolucionado en los últimos tiempos,  es el denominado Time-Lapse.

Cualquier usuario puede manejar esta fácil técnica, independientemente de ser un profesional en la fotografía.  Consiste en captar movimientos imperceptibles para el ojo humano. De esta manera, no se nos escapará cómo momento a momento se va poniendo el sol al atardecer  o cómo florece gradualmente una flor.

Para conseguir el efecto deseado, se toman varias fotografías con unos determinados intervalos de tiempo dependiendo del motivo que se quiera capturar. El paso más importante está en la postproducción, donde se une cada fotografía y se le asigna una velocidad de fotograma por segundo específica.

Sin buscar demasiado podemos encontrar esta técnica muy recurrida en la publicidad, un ejemplo es el anuncio de Movistar grabado en Tenerife por el especialista en Time-lapse Luis Caldevilla.

Time Lapse Movistar

Algunos de los consejos clave que te proponemos para lograr un Time-Lapse son:

  1. Planificar la escena.  Es conveniente haber estado previamente en el lugar para prever los posibles factores que nos pueden condicionar en la toma de fotografías. Por ejemplo, en un atardecer debemos comprobar el horario de las puestas de sol, la orientación para captar la imagen mejor… Para ello, existen múltiples herramientas que nos pueden facilitar el trabajo, como The photographer’s ephemeris.
  2. Disponer de un trípode que nos proporcione sujeción a la cámara y estabilidad en la imagen. Debemos  tener en cuenta que la camara deberá permanecer en la misma posición durante largo tiempo para la exposición.
  3. Trabajar en modo manual. Antes de empezar la sesión es esencial ajustar: El enfoque, el balance de blancos, el ISO, la apertura, el tiempo de exposición… Para que luego los ajustes permanezcan inalterables.
  4. Seleccionar el modo de prioridad a la apertura y disparar en JPEG, reducirá el tamaño de las fotografías en la tarjeta y también se aprovechará la capacidad de la batería.
  5. En la postproducción, será clave elegir el intervalo en función de la velocidad en la que se muevan los elementos en la escena. En el caso de gente moviéndose por la calle, sería óptimo un fotograma cada dos segundos.

Ahora que conoces la técnica y algunos consejos para desarrollarla, te animamos desde Phototur para que cojas tu cámara y disfrutes tanto de la fotografía como de la naturaleza.