Realza la forma con el blanco y negro

caballos bn

La fotografía en blanco y negro es tan vieja como la fotografía misma. A medida que la fotografía ha ido evolucionando, las imágenes se han ido coloreando. Pese a lo que podamos pensar sobre la limitación que esta pueda tener, es un tipo de fotografía que tiene sus ventajas. Al carecer de colores, la atención del espectador va directa a las formas de las figuras.

Con las cámaras fotográficas de ahora no encontraremos grandes dificultades al disparar en blanco y negro. Simplemente tendremos que hacer unos pequeños ajustes para comenzar a obtener este resultado. Lo único que debemos tener en cuenta, es no buscar tonos similares en las capturas de nuestras imágenes, por ejemplo el amarillo y el naranja,  pues la foto podría llegar a parecer muy uniforme. Para evitar este resultado, es recomendable utilizar filtros de colores, que absorben algunos  y resaltan otros.

 Aunque os recomendamos que el blanco y negro se consiga a partir de la post producción, pues al disparar en monocromo y en JPG, las cámaras procesan los datos en bruto y descartan toda la información en color. Esta carencia de datos, le quita versatilidad al posterior editado de la foto. Cosa muy distinta es si nuestra cámara nos ofrece la posibilidad de trabajar en monocromo en RAW, ya que la información no se perdería.

Hay técnicas reconocidas como el sistema de zonas, ideada por Ansel Adams en los años 30 que defiende que cada fotografía respete la gama de grises desde el blanco más puro al negro más negro.

Si directamente no disparamos en blanco y negro a través de los ajustes realizados en la cámara, podemos optar en la postproducción por convertir una fotografía de color a blanco y negro a partir de Photoshop.

Omnifoto-lake-uk-Greg-Gorman

Existen varios caminos de conversión a través de este programa, pero no todos ellos producen los mismos resultados. Entre los autores más brillantes que ponen en relieve el valor de la fotografía, se encuentra el estadounidense Greg Gorman, uno de los mayores especialistas en el retrato en blanco y negro. Aquí os dejamos un tutorial con su técnica. En los siguiente post abordaremos la técnica más detenidamente, para ver la realidad desde una forma diferente.

Que no se te escape ningún movimiento

2330058-retrato-de-un-fotografo-tomando-fotos-con-un-teleobjetivo

El anterior día comenzamos a hablar de la longitud focal y del ángulo de visión. Hoy continuaremos hablando de ello, pero esta vez a partir de la perspectiva que nos proporciona el teleobjetivo. En contraposición con los objetivos angulares, éstos tienen un ángulo de visión reducido, lo que genera la sensación de estar más cerca del sujeto y a su vez de que los sujetos fotografiados parezcan más cerca entre sí de lo que realmente están.

rugby-USA

¿Para qué se utilizan generalmente los teleobjetivos?

Se pueden usar para cualquier tipo de fotografía, pero son especialmente propicios para imágenes en movimiento, en las que el fotógrafo necesita ajustar rápidamente la longitud focal y el ángulo de visión, como puede ser captar imágenes en deportes, conciertos, o simplemente animales en movimiento. La fotografía de aves pequeñas y de sus rápidos movimientos se convierte en un reto ganado por cámaras provistas con teleobjetivos. Uno de los mejores con esta finalidad es el Canon EF 500 m f/4,0L IS USM.

No existen límites exactos entre los diferentes tipos de objetivos, aunque se puede decir que se consideran teleobjetivos con una longitud focal aproximadamente de 70-80 mm.

9540909-un-teleobjetivo-de-la-teta-azulLos teleobjetivos de abertura más grande, de 70-200 mm son muy luminosos y normalmente lo utilizan profesionales del fotoperiodismo. La reducida profundidad de campo de estos objetivos, también es muy propicia en los retratos, al resaltar el rostro de la persona sobre el fondo de la fotografía, convirtiendo este segundo plano en una superficie desenfocada.

Desde Phototur, te damos algunos consejos antes de hacerte con un teleobjetivo:

-Si disparas con un teleobjetivo sin trípode, asegúrate que la velocidad de obturación es lo relativamente rápida.

-La vibración de la cámara se hará menos aparente cuando se utiliza un objetivo con estabilizador de la imagen, o en su ausencia un trípode.

-Mejorarás en calidad de la imagen, si las condiciones no requieren el uso de la abertura máxima si dispones de un teleobjetivo barato.

Por último, éstos son algunos de los teleobjetivos que recomendamos adaptados para todo tipo de usuarios:

Para los fotógrafos de naturaleza y aquellos que busquen una gran precisión, os sugerimos el objetivo EF 300 M F/2,8 L IS USM. Aportará una gran reproducción de color y un contraste magníficos, además el estabilizador de la imagen mejora el rendimiento de los objetivos y con él podrás obtener un enfoque rápido y silencioso.

El teleobjetivo zoom profesional EF 70-200 MM FR/2,8 L IS ll USM, es un accesorio indispensable en el equipo de objetivos de muchos reporteros gráficos que necesitan un zoom de calidad.

Para los aficionados a la fotografía, el objetivo EF-S 55-250 MM F/4-5,6 IS, por su ligereza es la elección ideal para llevar de viaje a cualquier lugar.

 

Cómo mirar desde una perspectiva diferente

 

Hoy nos dedicaremos a hablar de una parte muy importante de la longitud focal y del ángulo de visión, el objetivo angular. ¡Nada se nos quedará fuera con este tipo de objetivo!

3168770-tall-oficina-o-residencial-sobre-la-base-de-cielo-azul-con-nubes-objetivo-gran-angular-utilizado

Los objetivos angulares recomendables son el EF-S 10-22 mm f/3,5-4,5, si tu cámara cuenta con montura básica EF-S; EG 17-40MM F/4L USM si eres un aficionado y buscas buena calidad y EF 16-35 mm f/2,8L ll USM, una categoría para profesionales.

Ambos, aunque de diferente gama de profesionalidad, son adecuados para fotografiar en espacios reducidos y de poca luz y  captar sujetos grandes a corta distancia y capturar en nuestros viajes magníficos paisajes que visitemos. La gran abertura de este tipo de objetivo, te ayudará a controlar absolutamente la profundidad de campo, de la que ya hablamos en Phototur en anteriores posts.

En la práctica todas las capacidades que el objetivo puede llegar a dotar a nuestras imágenes, se perciben en fotografías de lugares interiores de poco espacio y primeros planos de edificios grandes, generalmente. El objetivo angular, también es muy utilizado por ejemplo  por profesionales del fotoperiodismo para captar situaciones que pueden cambiar rápidamente. Imagina a un periodista que capta imágenes de una persecución, gracias al objetivo angular será difícil que el profesional pierda de vista aquella persona que quiera captar.

Entre los consejos que te damos para que saques el mayor partido de tus fotografías son:

Experimentar con imágenes verticales: Crea una interesante sensación de perspectiva en una fotografía captado con el objetivo angular, siempre colocando en primer plano un elemento. Este por ejemplo puede ser el caso de la fotografía de un edificio y en un primer plano gente paseando.

Crear puntos de vista diferentes de paisajes: Los objetivos ultra angulares con longitud focal de 10-20 mm ayudan a crear imágenes impactantes.

Captar escenas completas a partir de diferentes imágenes: Para ello, puedes jugar con la perspectiva. Por ejemplo, acércate mucho al sujeto u objeto, esto le dará a tus fotografías un efecto de intensidad.

Antes de que te lances a la calle a sacar fotografías, te advertimos de los inconvenientes que pueden suponer estos objetivos angulares:

-Distorsiona las líneas si la cámara no se sostiene horizontalmente. Al fotografiar edificios, a menudo provoca que las paredes aparezcan distorsionadas.

-A menudo, alargan los rasgos fa412_477648_4495775_483865ciales de personas y animales, distorsionando proporciones.

-Es posible que se aprecien reflejos en las lentes de los objetivos angulares. Como medida, para evitar los reflejos, utiliza un parasol específico para estos ángulos.

La técnica del Time-Lapse

Un recurso audiovisual muy original tanto para profesionales como para aficionados de la fotografía, que ha revolucionado en los últimos tiempos,  es el denominado Time-Lapse.

Cualquier usuario puede manejar esta fácil técnica, independientemente de ser un profesional en la fotografía.  Consiste en captar movimientos imperceptibles para el ojo humano. De esta manera, no se nos escapará cómo momento a momento se va poniendo el sol al atardecer  o cómo florece gradualmente una flor.

Para conseguir el efecto deseado, se toman varias fotografías con unos determinados intervalos de tiempo dependiendo del motivo que se quiera capturar. El paso más importante está en la postproducción, donde se une cada fotografía y se le asigna una velocidad de fotograma por segundo específica.

Sin buscar demasiado podemos encontrar esta técnica muy recurrida en la publicidad, un ejemplo es el anuncio de Movistar grabado en Tenerife por el especialista en Time-lapse Luis Caldevilla.

Time Lapse Movistar

Algunos de los consejos clave que te proponemos para lograr un Time-Lapse son:

  1. Planificar la escena.  Es conveniente haber estado previamente en el lugar para prever los posibles factores que nos pueden condicionar en la toma de fotografías. Por ejemplo, en un atardecer debemos comprobar el horario de las puestas de sol, la orientación para captar la imagen mejor… Para ello, existen múltiples herramientas que nos pueden facilitar el trabajo, como The photographer’s ephemeris.
  2. Disponer de un trípode que nos proporcione sujeción a la cámara y estabilidad en la imagen. Debemos  tener en cuenta que la camara deberá permanecer en la misma posición durante largo tiempo para la exposición.
  3. Trabajar en modo manual. Antes de empezar la sesión es esencial ajustar: El enfoque, el balance de blancos, el ISO, la apertura, el tiempo de exposición… Para que luego los ajustes permanezcan inalterables.
  4. Seleccionar el modo de prioridad a la apertura y disparar en JPEG, reducirá el tamaño de las fotografías en la tarjeta y también se aprovechará la capacidad de la batería.
  5. En la postproducción, será clave elegir el intervalo en función de la velocidad en la que se muevan los elementos en la escena. En el caso de gente moviéndose por la calle, sería óptimo un fotograma cada dos segundos.

Ahora que conoces la técnica y algunos consejos para desarrollarla, te animamos desde Phototur para que cojas tu cámara y disfrutes tanto de la fotografía como de la naturaleza.

La Luz, esencial en tus fotografías

La palabra Fotografía viene  a definir la importancia de la luz, ya que su significado es dibujar con luz. Cuando eres aficionado no le das importancia a este elemento, pero no se puede vivir sin el.

Confiamos en que con la cámara y el objetivo es más que suficiente, que las fotos tomadas en exterior tienen suficiente luz y las de interior seguramente tomemos pocas.  La luz que puede ver nuestro ojo es bastante diferente a la que percibe nuestro objetivo y viendo el resultado nos damos cuenta de que es necesaria la luz adicional.

Para medir estos detalles tenemos que tener en cuenta el ISO, la apertura del diafragma y la velocidad del obturador, pero vayamos por partes. Los comentaremos, aunque brevemente:

ISO: Sensibilidad de la cámara frente a la luz. A mayor ISO, menos luz necesitamos, normalmente va desde ISO100 a ISO3200.

Si hay mucha luz el ISO que tendremos que utilizar será bajo. Y en interiores o zonas con poca luz, tendremos que utilizar un ISO por encima de 400. Todo ello acompañado de los valores de apertura de diafragma y obturador.

APERTURA DEL DIAFRAGMA: Los valores dependen del objetivo que estemos utilizando. A mayor valor, el orificio que permite la entrada de luz, estará más cerrado. Para tomar fotografías con poca luz y sin flash necesitaremos un objetivo luminoso (f1.4, f1.8), tendremos que abrir mucho el diafragma, es decir poner un valor bajo.

Lo podemos ver en el siguiente cuadro:

Este elemento también influye en la profundidad de campo (zona nítida y borrosa de una fotografía), de la que hablaremos más adelante.

VELOCIDAD DE OBTURACIÓN: Nos permite, igual que los anteriores elementos, dejar pasar más o menos luz y recoger el movimiento. Como mínimo para fotografiar personas la velocidad de obturación tiene que estar entre 1/150 o 1/250.

Cuando la velocidad es mayor (1/2000), menos luz entra, por lo que necesitaremos que el diafragma esté bien abierto.

Para fotografías en las que no utilices trípode, la velocidad no puede estar por debajo de 1/80 porque seguramente saldrá movida.

Finalmente todos los elementos que te hemos comentado están relacionados por lo que si de uno de los valores dejas entrar mucha luz, tendrás que contrarrestar con los otros dos.